domingo, 24 de julio de 2011

Gracias, gracias por estar aquí...

-Por muy negro que veas el cielo, las estrellas siempre están encima
·sólo hay que saber donde mirarlas. Se lo enseñé yo. Él creía que en la ciudad no se podían ver las estrellas y me lié a pedradas con las farolas para quedarnos a oscuras. Nos tumbamos en el capó del coche a mirar el cielo. Ese día le pedí que se quedara conmigo en San Antonio, estaba perfecto. Quería abrazarle, besarle, pero no me atreví. Me tocó con el dedo meñique y yo escondí la mano
(Jamás he estado tan enamorada de alguien en mi vida y lo estaré siempre)

No hay comentarios:

Publicar un comentario